Centros de rehabilitación se convierten en picaderos zonas vulnerables

Redacción El Tijuanense | Iván Molina

Tijuana.- La colonia Mariano Matamoros de la zona este tienen un alto nivel de delincuencia y de uso de sustancias prohibidas, por lo mismo pululan los centros de rehabilitación que pretenden ser una solución al problema.

Sin embargo, en la Calle Ignacio Allende de dicha colonia, recientemente uno de los múltiples centros de rehabilitación religiosos que existen en la zona, fue consumido por un incendio, el cual acabó con la misión de este grupo en particular.

Según María Santiago, habitante del lugar, no pasó ni una noche cuando el lugar ya estaba siendo utilizado como refugió de adictos a las drogas fuertes que usualmente recuren a ilegalidades para conseguir financiar dependencia.

“Antes de ser centro de rehabilitación ya era un ‘picadero’ y pues como ya saben que esas casas no tienen un dueño se vuelven a meter”, explicó la vecina del lugar.

Aseguró que esta historia se repite una y otra vez en este lugar y en otros que están ubicados en distintas partes de la misma colonia.

Finalmente, dijo que no solo es el problema de las drogas, sino que también se está convirtiendo en un tiradero clandestino, un foco de infección y un problema social para los habitantes cercanos a estos centros.

Comentarios

Comentarios