El mariscal de campo, Philip Rivers, acudió a la cena del Salón de Campeones en San Diego

Redacción El Tijuanense | Jorge Camacho Arias

San Diego.- El pasador de los Chargers de Los Ángeles, Philip Rivers, acudió a la cena del Salón de Campeones en San Diego.

Rivers regresó a la ciudad que lo vio crecer como mariscal de campo, pero esta vez como jugador de otra ciudad. En interacción con ESPN confesó que el único lamento en su etapa fue no haber conseguido un Súper Tazón para la ciudad.

“Ha sido muy especial el ser un Charger de San Diego y espero que siempre me vean así. Y sé que todos ustedes pueden respetar y entender eso, pero espero que también sepan que siempre jugaré para San Diego”.

Philip buscará tener la misma química en la ciudad de Hollywood como la tuvo en Mission Valley durante 13 años.

Esta categorizado como el quinto mariscal de la NFL con mejor porcentaje de precisión en los pases 95.7, estadística que le afectó en la reciente temporada con 21 intercepciones.

Comentarios

Comentarios