Un proyecto creado por el “Grupo de los 6” en 1977, llega a sus 40 años de existencia

Redacción El Tijuanense | Jorge Camacho Arias

Tijuana.- Con el regreso de los Potros de Tijuana a la Liga Mexicana del Pacífico urgía tener un estadio donde jugar, apareció un grupo de seis inversionistas que dieron origen al proyecto que en este 2017 cumple 40 años.

Primero quiero agradecer a los colegas deportivos René Mora, Ángel González, y Homobono Briceño, que me compartieron sus anécdotas para enriquecer la historia de este artículo.

Este 2017 es una temporada especial con los Toros, para conmemorar la existencia de una obra arquitectónica que una vez fue de las mejores en todo el país.

De acuerdo con la leyenda fronteriza, el beisbol profesional ya existía mucho antes de los 70’s. En la quinta edición de, aquel entonces, Liga Costa del Pacífico actualizó su estructura en los equipos, saliendo Mazatlán y lo sustituye “La Tierra de la Tía Juana”, pero en esa misma edición salieron del circuito.

Para 1977 llegó la gran noticia al municipio, regresaría el beisbol de la Liga Mexicana del Pacífico con los Potros la cuestión es, ¿dónde jugarían?

Fue entonces cuando apareció el “Grupo de los 6” formado por Lorenzo Arce, empleado de un banco, Ricardo Lugo, Arturo Pompa, sobrino de la esposa del gobernador, Milton Castellano, Fernando Yee quien poseía mercados, Librado Lizárraga y Humberto Castañeda quien tenía una constructora. El 5 de mayo no solo es para recordar la Batalla de Puebla, sino que ese día de esa añada fue cuando colocaron la primera piedra de la construcción.

Qué mejor forma de inaugurar una infraestructura que con el Clásico de Baja California, en aquel 12 de octubre los garañones recibieron a los Águilas de Mexicali, lo que era un estadio con capacidad de 14 mil aficionados, extendiendo actualmente a más de 16 mil.

El primer campeonato de una liga profesional en el territorio azteca fue en 1988 cuando la novena tijuanense, comandados por Jorge Fitch, blanqueó a los Mayos de Navojoa, pero fue hasta 1991 cuando superaron a los Tomateros de Culiacán y se coronaron en el Cerro Colorado bajo la dirigencia de Joel Serna.

Pero no solo fue el escenario para el ‘Rey de los Deportes’, sino que abrió espacio para las franquicias futboleras como Inter de Tijuana, Chivas Tijuana, Nacional Tijuana y Trotamundos de Tijuana.

Nuevamente los fanáticos del diamante avivan su euforia con el retorno del juego de pelota con los astados, asegurando estadio lleno en muchos encuentros, la extensión de butacas ocurrió en el 2006 cuando los caballos regresaron a rondar por el Capistrano.

En el 2007 también se realizó un magno evento de lucha libre, donde en una contienda infernal, Blue Demon Jr. desenmascaró al Espectro Jr.

El 2010 fue otra fecha de nacimiento para una de las franquicias en la Liga Norte de Sonora con la integración de los Truenos, franquicia que duró hasta 2012, después regresaría el propietario, Alberto Uribe, para traer la embestida de vuelta en la misma competencia.

Su oportunidad para regresar al circuito veraniego emergió con la venta de los Petroleros de Minatitlán, oportunidad para el retorno de los Toros de Tijuana que ahora cuenta con tres asistencias a la postemporada y un campeonato de la Zona Norte.

En diciembre conversé para UABC Radio con el gerente de mercadotecnia, Sergio Cortés, respecto a la nueva casa de los cornudos; la Zona Altamira y un punto céntrico de la ciudad, son las opciones para comenzar a cimentar un nuevo palacio del beisbol profesional.

Comentarios

Comentarios