tres y media estrellas

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko 

La re-adaptación de “La Bella y la Bestia” tenía una vara alta que alcanzar si nos poníamos a compararla, sin embargo, es una buenísima adptación live action del clásico de Disney, que ostenta el cargo de ser la única cinta animada nominada a Mejor Película en los Oscars.

Comencemos por los puntos buenos, el filme tiene una serie de personajes que desde el primer minuto se ganan nuestro corazón. Cada uno de ellos fueron bien interpretados, resaltando claro, Bella, Gastón, Lumiere y la Bestia.

El diseño de producción está sumamente cuidado, un poco caricaturesco, pero pues al final de cuentas es un cuento de hadas. Los vestuarios también son muy ilustrativos de la época y prácticamente una calca de la cinta animada original.

El guion toma algunos elementos del primer filme, sin embargo, destaco que agrega dos arcos argumentales interesantes, el primero de ello la explicación a detalle del hechizo de la bruja y el de la madre de Bella. Eso sí, también el guion cuenta con una carga política muy fuerte, algo que está caracterizando a Disney últimamente. Hay diálogos que marcan el amor, la aceptación al prójimo, la libertad.

Los efectos especiales también son buenos, sin embargo, aquí vienen los puntos un tanto negativos. El uso del CGI en algunos elementos y personajes, hacen que en ocasiones se sienta falsa la ambientación y rompa con la química entre Emma Watson y el resto de actores que usan esta tecnología.  Vaya, la interacción entre personajes animados, estuvo excelente, así como la interacción entre actores. Sin embargo, en muchos momentos, falló la relación CGI-actor.

A pesar de los puntos positivos, también faltó algo, es magia que tuvo la primera cinta, durante la escena más importante del filme, considero que faltó un juego de tomas, que acercaran a ambos personajes al espectador y no solo tomas en plano general. Pudieron realizar acercamientos y jugar con el baile, para hacerlo más “épico”.

“La Bella y la Bestia” en su nueva adaptación, logra convencer con una historia que revoca a la nostalgia y que nos muestra con fuerza, que no debemos juzgar a una personas por el exterior sino por el interior. Una moraleja actualizada en medio de un contexto sociopolítico que busca respetar a las personas sin importar raza, religión, género y preferencia sexual.

El autor es egresado de la Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

Comentarios

Comentarios

REVIEW OVERVIEW
Calificación:
SHARE
Previous article“Es cuestión de ganas y de disfrutar el momento”: Romero
Next articlePromueven actualización de profesionistas
El autor es Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Ha trabajado para medios de comunicación como Radio Fórmula, El Tijuanense.com y colaborado en el Instituto Mexicano de la Radio.

LEAVE A REPLY