César tiró dos entradas, mientras que Barry duró un episodio

Redacción El Tijuanense | Jorge Camacho Arias

Arizona.- En el primer juego de los Padres de San Diego, los lanzadores César Vargas y Barry Enright colgaron argollas.

Pese a la derrota sobre los Marineros de Seattle con marcador de 14-3, ambos pitchers fueron los únicos que evitaron las carreras durante su relevo en la segunda, tercera y octava entrada.

El poblano sustituyó a Paul Clemens quien abrió el juego, duró dos capítulos tolerando un imparable y tres chocolates, uno de esos fue a Nelson Cruz. César buscará su lugar en la rotación nuevamente, el año pasado tuvo siete salidas con efectividad de 5.03 con 34 entradas y 19 imparables.

Mientras tanto, el ex lanzador de los Toros de Tijuana regresó al spring training por primera vez en dos años desde que se reportó con los Dodgers de Los Ángeles. Trabajó un episodio permitiendo solo un sencillo y alcanzó a ponchar a un jugador.

Comentarios

Comentarios