10.9 C
Tijuana
sábado, enero 22, 2022

¿Agentes de la DEA de regreso en México? La injerencia permanente de EE.UU. en la política de seguridad

Lo más leido

Si bien es cierto que el Gobierno mexicano se ha negado a otorgar más visas, cabe puntualizar que esto no significa que no haya agentes desplegados actualmente

Por RT

A pesar de que los Gobiernos de México y EE.UU. aseguran haber adoptado un «nuevo enfoque» en sus relaciones a partir del fin de la ‘Iniciativa Mérida’, Washington no abandona su política de injerencia sobre los asuntos de seguridad que atañen a su vecino del Sur.

Destaca la insistencia del Gobierno de Joe Biden en que elementos de la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés) tengan garantías para operar en territorio mexicano. Hay molestia en la Casa Blanca porque durante meses el Gobierno de López Obrador se ha negado a otorgar visas a una veintena de agentes.

El asunto es clave para la Administración norteamericana. De hecho, el embajador de EE.UU. en México, Ken Salazar, destacó durante su primera conferencia de prensa que para su país es un «tema central» que agentes de la DEA y de otras corporaciones estadounidenses puedan trabajar.

La cuestión fue abordada durante el Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad, realizado en Ciudad de México a principios de octubre, sin embargo, las partes no lograron llegar a un acuerdo.

Desde entonces, Ken Salazar, a quien el presidente López Obrador se refirió como un «muy buen representante de EE.UU. y un hombre respetuoso» el pasado 8 de octubre desde el Palacio Nacional, se ha dedicado a cabildear con altos funcionarios del Gobierno mexicano para destrabar el otorgamiento de permisos.

La Administración de López Obrador prioriza la puesta en marcha de programas sociales para disuadir a la población de involucrarse en actividades ilícitas. De ahí su resistencia a autorizar más visas a agentes de la DEA.

El despliegue de agentes de EE.UU. en México contrasta con el «nuevo enfoque» que ambos Gobiernos resaltaron a la hora de firmar el ‘Entendimiento Bicentenario’: el que la relación bilateral en materia de seguridad iba a dejar de estar enfocada en la captura de los líderes de los carteles de la droga, para concentrarse en atender las ‘causas de fondo’ de la inseguridad y la violencia.

El Gobierno estadounidense busca consolidar su presencia territorial en México con vistas a «combatir la producción, el transporte y el consumo de sustancias ilícitas». En este sentido, la función de los agentes de la DEA consiste en realizar actividades de investigación, por ejemplo, recopilando información para dar con el paradero de los líderes de grupos transnacionales de la delincuencia y el crimen organizado.

La visión de la Administración de López Obrador, en cambio, prioriza la puesta en marcha de programas sociales para disuadir a la población de involucrarse en actividades ilícitas. De ahí la resistencia de su Gobierno a autorizar más visas a agentes de la DEA.

De hecho, las relaciones entre México y EE.UU. se tensaron a raíz de maniobras llevadas a cabo por esta agencia durante el Gobierno de Donald Trump. La detención del general Salvador Cienfuegos, en octubre de 2020 en el aeropuerto de los Ángeles, se ejecutó a partir de una indagatoria realizada por agentes de la DEA, de la cual el Gobierno mexicano no había sido informado.

 

Facebook Comments
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimos articulos