Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko 

Yo sé que en Tijuana somos unos maestros al momento de estar frente al volante, somos expertos para respetar los señalamientos viales y para ceder el paso. Respetamos los espacios que hacen que el tráfico fluya más rápido y nunca se nos ocurre ir en tercera fila, por el acotamiento o atravesarnos en el semáforo bloqueando a otros conductores.

Es por eso que esta columna va para aquellos que no saben manejar, para aquellos “pocos transportistas” que manejan mal, los taxistas que se creen “Reyes del Bulevar”, para señores que manejan mientras hablan por teléfono y señoras que tiene 3 brazos y se van maquillando mientras conducen. Para esa “minoría” de personas que ocasionan más tráfico por su valemadrismo, gandallez -si es que existe la palabra- y retraso mental.

Pero no, por favor, no lo tome como ofensa, tómelo como es, un momento de reflexionar y aprender a manejar mejor. Entiendo que el gobierno -igual de inepto, ineficiente y anti preventivo- tiene la ciudad hecha un caos con obras mal planeadas y mal ejecutadas, pero pues pongamos nuestro granito de arena.

Si vemos que el semáforo cambiará a rojo, ¿para que meternos y bloquear el crucero? Porque nos gusta la chingadera, creemos que solo nosotros tenemos prisa, que nuestros problemas son más importantes que el de los demás y somos egoístas.  Y créanme, este es uno de los principales problemas. En lugar de ceder el espacio para no bloquear y así los de la otra vialidad tampoco nos bloquea, podremos avanzar más rápido, pero no, nuestro cerebrito tercermundista sale a relucir en estas situaciones.

Entonces, ¿qué haremos? ¿Seguir quejándonos como todos los días del “maldito gobierno y sus obras”? ¿o aprenderemos a manejar?. Hagamoslo por nosotros mismos y evitar el estrés del tráfico.

El autor es Lic. en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Ha colaborado en medios de comunicación como Radio Fórmula y el Instituto Mexicano de la Radio.

Comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY