Autoridades sanitarias de EE.UU. reconocen que el coronavirus puede trasmitirse más de 1,8 metros por el aire

Expresa tu emoción

Según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., la propagación a través de superficies contaminadas y animales infectados también es posible, aunque la vía de propagación más común es el contacto cercano entre las personas

Por Actualidad RT

Estados Unidos.- Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) informan en su guía, actualizada este lunes, que el covid-19 puede propagarse a través del aire.

Según el documento, los contagios se producen mayoritariamente cuando una persona se encuentra cerca de un infectado. No obstante, las autoridades sanitarias estadounidenses han recopilado evidencias de que la infección también puede ocurrir a distancias mayores de 1,8 metros, aunque solo bajo «ciertas circunstancias».

«Estas transmisiones ocurrieron dentro de espacios cerrados con ventilación inadecuada. A veces, la persona infectada respiraba pesadamente, por ejemplo, mientras cantaba o hacía ejercicio», detallan los CDC. Agregan que los infectados por vía aérea contrajeron el virus «estando en el mismo espacio durante el mismo tiempo que la persona con covid-19, o poco después de esta se fuera».

Esas condiciones posibilitan que las pequeñas gotitas y partículas del coronavirus se concentren lo suficiente en el aire como para poder infectar a otra persona, sugieren los médicos.

Al mismo tiempo, advierten que la propagación aérea, natural en varias infecciones —entre ellas la tuberculosis, el sarampión y la varicela—, no es común en el caso del covid-19. Lo mismo es cierto también para la transmisión a través del contacto físico con superficies contaminadas y animales infectados, opinan los CDC.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Una amenaza sanitaria que se propaga silenciosamente entre la población mundial

Read Next

Los demonios de Tasmania vuelven a la Australia continental 3.000 años después