Ingresa el texto que deseas buscar...

Bebidas gaseosas y alimentos ultraprocesados: los estragos de la comida chatarra en México

Bebidas gaseosas y alimentos ultraprocesados: los estragos de la comida chatarra en México

Alrededor de la mitad de muertes en el país se producen como consecuencia de enfermedades provocadas por la mala alimentación que varios estados están tratando de combatir legislando la venta y el consumo de comida chatarra

Por Actualidad RT

Tijuana.- El gran problema con la alimentación en México es la cantidad de grasa y carbohidratos que le suman a todas sus comidas, sin contar, además, con que los mexicanos son quienes toman más bebidas gaseosas en todo el mundo, con un promedio de 163 litros por año por cada persona.

Este problema de salud, que está detrás de alrededor de la mitad de las muertes en el país, está llevando a muchos gobiernos estatales en México a tomar medidas para regular el consumo de comida ‘chatarra’, algo que no es del agrado del sector productivo.

Para Javier Hidalgo, arquitecto, diputado federal e integrante de la bancada de Morena, «no interesa tener un policía ‘anti comida chatarra’ en cada tienda», sino que lo importante es «que cada quien sea consciente» de su propia alimentación: «Tenemos este problema de obesidad, porque lo que estamos comiendo es pura cochinada», resume.

Karina Sánchez, consultora de Políticas Públicas en sistemas alimentarios para la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y maestra en Administración Pública y Desarrollo Internacional, aporta cifras y datos concretos, como que «entre el 23 y el 25 % de las calorías que comen los mexicanos vienen de ultraprocesados», después de que la alimentación tradicional que contenía productos más frescos se haya dejado de consumir para ser sustituida por esos otros alimentos.

La obesidad ha crecido un 42 % en adultos en los últimos 40 años

Además, Sánchez explica que los mexicanos consumen «muy poca vitamina D, que es muy importante para el sistema inmune», así como muy poco magnesio o zinc, porque hay una carencia de consumo de productos naturales.

Por su parte, Raúl Riquelme, vicepresidente de enlace legislativo de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, apunta que «México tiene una deficiencia de agua potable», lo que explicaría en parte el elevado consumo de bebidas carbonatadas.

Según Sánchez, el problema que ahora trata de abordarse se inició hace unos cuarenta años, aunque se exacerbó con la firma del tratado de libre comercio en 1994, que transformó la alimentación de la población mexicana. Así, la experta de la FAO señala que «en los últimos 40 años la obesidad en adultos ha crecido un 42 %».

Para conocer el resto de las argumentaciones de los tres contertulios sobre los diversos aspectos de la problemática de la alimentación y el sobrepeso en México, les invitamos a ver el programa completo.