24.8 C
Tijuana
viernes, septiembre 30, 2022
spot_img

Camila, la nueva reina consorte de Inglaterra

Lo más leido

Camila se ha visto a lado de su marido en los principales eventos y celebraciones nacionales e internacionales, pero comenta que no ha sido nada fácil.

Muy pocas mujeres han sido vilipendiadas públicamente como Camila Parker Bowles. Se le denominaba como “la otra mujer” en la ruptura matrimonial del siglo, comparada sin cesar a Diana, princesa de Gales.

Al elegir a Carlos, puso su vida patas arriba. Durante años fue acosada por la prensa y su carácter y apariencia fueron atacados sin descanso. Pero ella capeó el temporal y poco a poco fue consolidando su posición como el miembro femenino más importante de la Familia Real.

 

Su infancia y juventud

Casarse con el heredero del trono no era el futuro previsto para Camila Rosemary Shand, que nació el 17 de julio de 1947. Su familia era de clase alta, rica y con buenas conexiones, pero definitivamente no era de la realeza.

Creció en un entorno muy unido y cariñoso, jugando con su hermano y su hermana en una pintoresca finca familiar en Sussex, en el sureste de Inglaterra. A su padre, Bruce Shand, oficial retirado del ejército, le gustaba leerle cuentos antes de dormir, y su madre, Rosalind, llevaba a los niños al colegio, a las actividades y a la playa. Fue una infancia muy diferente a la de Carlos, que pasó largas temporadas sin sus padres mientras estos viajaban por el mundo.

Una escuela en Suiza preparó a Camila para la vida como debutante en la sociedad londinense. Era popular, y desde mediados de los años 60 mantuvo una relación intermitente con un oficial del ejército británico llamado Andrew Parker Bowles.

 

Divorcio y boda con Carlos

El divorcio de Camilla finalizó en 1995. El matrimonio de Carlos y Diana terminó oficialmente en 1996.

El hecho de que Camila eligiera estar con él, a pesar de la hostilidad pública y el trastorno que supuso para su propia familia, especialmente para sus dos hijos Tom y Laura, es una muestra de la fuerza de sus sentimientos hacia Carlos.

Tom Parker Bowles ha hablado de los días en que los paparazzi se escondían en los arbustos fuera de la casa familiar en Wiltshire. «Ya no hay nada que nadie pueda decir sobre nuestra familia que nos ofenda», escribió en el periódico «The Times» en 2017, y añadió: «Mi madre es a prueba de balas».

De esos días, Camila dijo: «A nadie le gusta que le miren todo el tiempo. Simplemente hay que encontrar la manera de vivir con ello».

Encontrar una forma de lidiar con las críticas se hizo aún más difícil en 1997, tras la muerte de Diana. Públicamente, Carlos se centró en sus hijos William y Harry, y Camila se retiró de la vista pública. Pero su relación continuó.

La posición de Carlos era que Camila no era negociable en su vida, y así comenzó una campaña cuidadosamente coreografiada para rehabilitarla ante la opinión pública. Comenzó con una salida nocturna del Hotel Ritz en 1999, donde habían estado celebrando el 50º cumpleaños de la hermana de Camila. Seis años después, se casaron en una pequeña ceremonia civil en Windsor Guildhall. 

 

 

 

Relación con la familia real

En 2005, unos meses después de su boda, un Harry de casi 21 años dijo que Camila era una «mujer maravillosa» que había hecho muy feliz a su padre.

«William y yo la queremos mucho y nos llevamos muy bien con ella».

Desde entonces, ninguno de los dos hermanos ha dicho nada sobre sus sentimientos hacia Camila. Sin embargo, al observar las interacciones y el lenguaje corporal entre William, su esposa Kate Middleton, y Camila en los compromisos públicos, se percibe una calidez y una familiaridad que sugieren que las relaciones, al menos con los Cambridge, son buenas.

 

 

 

 

 

Con información de: BBC

 

 

Facebook Comments
- Advertisement -spot_img

Ultimos articulos