Ingresa el texto que deseas buscar...

Convulsión en México por el asesinato de una embarazada de ocho meses a la que rajaron el abdomen para robarle al bebé

Convulsión en México por el asesinato de una embarazada de ocho meses a la que rajaron el abdomen para robarle al bebé

Las autoridades confirman que el cadáver encontrado el pasado 26 de junio es el de la joven Mónica Segura Temich, de 22 años, que murió por la pérdida severa de sangre

Por Actualidad RT

Nuevo León.- La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León ha confirmado que el cuerpo hallado el pasado 26 de junio en una finca abandonada de la colonia Valle de Vaquerías, en Juárez, es el de la joven de 22 años Mónica Segura Temich. Además, la autopsia ha corroborado que el motivo de la muerte fue la pérdida severa de sangre provocada por el corte que le realizaron en el abdomen para extraer a su bebé.

A lo largo del último mes se han ido descubriendo las terribles circunstancias que rodearon la desaparición de la joven el pasado 1 de junio, cuando, embarazada de ocho meses, quedó con una desconocida en Monterrey que había contactado con ella para ofrecerle ropa para su bebé. Desde entonces, no se supo nada de ella.

Después de tres semanas de intensa búsqueda por parte de la familia de Segura y de la Policía, la Fiscalía informó de que se había producido una detención y avances en la investigación: se había arrestado a Yuli N., de 33 años, la mujer con la que se había citado la víctima el día de su desaparición, y la habían encontrado en compañía de un bebé de pocas semanas, que las pruebas de ADN confirmaron que era la hija de la joven desaparecida.

Pocos días después, encontraron en Juárez unas instalaciones veterinarias donde había una incubadura, que se cree que fue la escena del crimen, y, en una finca de la misma localidad, finalmente fue hallado el cuerpo de Segura.

La hipótesis que manejan las autoridades es que el 1 de junio Mónica Segura fue secuestrada y llevada a las instalaciones donde se encontró posteriormente la incubadora. Allí, su captora, Yuli N., le habría seccionado el vientre para extraer a su bebé y colocarlo en la incubadora. La joven murió por un shock hipovolémico secundario, es decir, por la severa pérdida de sangre que le produjo el corte en el abdomen.

Por el momento, todavía se desconoce si la detenida actuó en solitario o hay más personas involucradas y formaba parte de un grupo criminal organizado.