Dinamarca: de invitada a campeona de Europa

Expresa tu emoción

La selección danesa fue invitada a participar en la Eurocopa de 1992 a pesar de no haberse clasificado y terminó siendo una revolución

En 1991, Yugoslavia se vio inmersa en uno de los mayores conflictos de la historia de Europa, la Guerra de los Balcanes. La selección nacional de aquel país se había clasificado para disputar la Eurocopa de 1992, que tendría a Suecia como sede. Ya en diciembre del 91, la UEFA se comenzó a plantear un posible escenario en el que Yugoslavia era apartada del torneo debido a la guerra, por lo que nombraron a Dinamarca como inmediata sustituta, pues acabó a un punto de los yugoslavos en los partidos clasificatorios.

Al final Yugoslavia no pudo acudir al torneo debido al conflicto bélico, aunque no fue el único país afectado. La URSS estaba inmersa en un proceso de descomposición, que terminaría dividiendo el territorio, por lo que participó como “Comunidad de Estados Independientes”. Y para cerrar con este capítulo de novedades en las selecciones que tenían billete para Suecia, aquella Eurocopa fue el primer gran torneo al que acudió Alemania como país unificado.

Y ahora hay que hablar de los auténticos protagonistas: la selección de Dinamarca. Al no estar asegurada su participación, todos los jugadores del combinado nacional se encontraban de vacaciones cuando se enteraron de la noticia. Richard Möller, seleccionador de Dinamarca, había conseguido agrupar a sus mejores jugadores, a excepción de Michael Laudrup. La gran estrella del país había tenido un enfrentamiento con Möller y decidió no regresar a la selección hasta que este no hubiera dejado el cargo. El que si que fue a la gran cita europea fue el otro Laudrup, Brian.

La fase final la conformaron 2 grupos de 4 equipos cada uno. Dinamarca quedó encuadrada en el A, junto a Suecia, la anfitriona, Francia e Inglaterra. A priori todo apuntaba a que la selección danesa iba a ser la “cenicienta” del grupo. El B lo conformaron Países Bajos (vigente campeón), Alemania, Escocia y la “Comunidad de Estados Independientes”, la URSS.

Dinamarca empató su primer partido contra Inglaterra, cayó frente a Suecia y logró una victoria por 1-2 ante la selección francesa. Pese a todo pronóstico, aquellos resultados le sirvieron para pasar de ronda como segunda de grupo, detrás de Suecia. Inglaterra y Francia fueron eliminadas de un grupo que parecía sencillo. En el otro grupo no hubo sorpresas, Países Bajos y Alemania se clasificaron para las semifinales.

Dinamarca se tuvo que ver las caras contra el combinado neerlandés, que aún contaba con grandes estrellas de aquella generación campeona de Europa en 1988: Van Baste, Rijkaard, Koeman o Ruud Gullit y otros de nueva generación como Dennis Bergkamp. El partido terminó en empate a 2 y tuvieron que jugarse el pase a la final en la lotería de los penaltis. El error de Van Basten en el segundo lanzamiento condicionó a Países Bajos, que cayó por 4-5 en penaltis. Dinamarca estaba en la final.

Alemania y Dinamarca se vieron las caras en la gran cita europea. Los daneses salieron al terreno de juego sin miedo ni complejos, habían llegado a la final e iban a jugar como hasta ese momento. A los 18 minutos Jansen adelantó a Dinamarca y Schmeichel sostuvo al equipo aguantando el bombardeo alemán en su portería. A falta de 10 minutos para acabar el encuentro, Vilfort anotó el definitivo 2-0. Dinamarca lo había conseguido, eran campeones de Europa. Aquella gesta supuso una de las historias más sorprendentes del fútbol europeo.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Parque Morelos recolectará arbolitos de navidad

Read Next

WhatsApp aclara rumores de seguridad y privacidad