El accidente que casi arruina la séptima Copa de Europa del Real Madrid

Expresa tu emoción

En las semifinales de la Champions League de 1998 se produjo uno de los sucesos más caóticos de la historia de la competición

Tras el 0-0 entre el Borussia Dortmund y Real Madrid en el Westfalenstadion los dos equipos se jugaban el pase a la final de la Champions League en 90’ en el Santiago Bernabéu. El Borussia Dortmund llegaba a la gran cita como vigente campeón de Europa tras conquistar la edición 1996/97 frente a la Juventus de Turín y el Real Madrid ansiaba regresar a una final de la máxima competición continental 17 años después (la última fue contra el Liverpool en la campaña 1980/81, en la que terminaron ganando los ingleses).

Todo estaba preparado para que comenzase el partido cuando ocurrió algo inimaginable: una de las porterías del Bernabéu se desplomó. El origen del accidente se encontró en el fondo que ocupaban la afición “ultra” del Real Madrid, que comenzó a agitar la valla que separaba las gradas del terreno de juego y en la que estaba atada la portería, que terminó venciendo hasta terminar en el suelo.

Los agentes de policía trataron de poner el arco de nuevo en pie, incluso con vigas de madera para que pudiera mantenerse recta durante el encuentro, pero fue imposible y en aquel momento no había porterías de recambio en los estadios. Los jugadores del Borussia Dortmund insistían al arbitro en que el partido debía suspenderse y la afición estaba cada vez más tensa. Fue entonces cuando apareció la figura de Agustín Herrerín, delegado del Real Madrid y que propuso ir a recoger una de las porterías a la ciudad deportiva del conjunto merengue, que por aquel entonces estaba situada en el terreno que hoy ocupan las famosas cuatro torres de la capital de España.

La cercanía entre el estadio y la ciudad deportiva hizo que el colegiado accediera a que fueran a coger una portería, y se lanzaron a la carrera. Los problemas no habían terminado y es que al llegar a la ciudad deportiva, Agustín Herrerín se dio cuenta de que no llevaba las llaves del edificio y a sus más de 60 años saltó la valla que daba acceso al recinto para conseguir hacerse con la portería. Las cerraduras siguieron siendo un problema, pues el almacén en el que se encontraba el material estaba cerrado con llave, y no había otra forma de acceder. Cuando todo parecía perdido aparecieron unos operarios que estaban desmontando un escenario de una feria con una camioneta. Montados en el vehículo consiguieron forzar la cerradura del almacén.

Agustín y los operarios subieron la portería a la camioneta para poner rumbo al Santiago Bernabéu. La policía, que había accedido a la ciudad deportiva para ayudar, escoltó a la camioneta por el Paseo de la Castellana. Se saltaron semáforos en rojo, condujeron en sentido contrario para ganar tiempo, pero por fin llegaron al estadio del Real Madrid, donde se encontraron con otro problema: la portería no cabía por los accesos al terreno de juego. Al final, con algo de ingenio, consiguieron colocar la portería en el campo y el partido dio comienzo.

El Real Madrid ganó por 2-0 al Borussia Dortmund y se clasificó para la final de la Champions League en la que terminó ganando a la Juventus de Turín, levantando su séptima Copa de Europa. El conjunto blanco no se libró de las consecuencias y recibió una sanción de 115 millones de pesetas y la prohibición de jugar el siguiente encuentro de Champions en el Santiago Bernabéu. Ese partido de sanción fue contra el Inter de Milán  de Ronaldo Nazario y se jugó en el Ramón Sánchez-Pizjuan de Sevilla, pero el Real Madrid ya era campeón de Europa.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Emiten recomendaciones para erradicar abuso policial en Tijuana

Read Next

México inicia vacunación de mayores de 60 años