«El Gobierno no sabe buscar, solo simula»: Las familias que han reemplazado al Estado mexicano para hallar a sus seres queridos

Expresa tu emoción

La Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas investiga los terrenos donde podría haber rastros de sus seres queridos, por sus propios medios. Las familias abocadas a las tareas critican a las autoridades, y exigen que mejoren sus labores para encontrar a las víctimas

Por Actualidad RT

Ciudad de México.- El drama de las desapariciones forzadas de personas en México motiva a que varias agrupaciones y ONG se convocaran en los últimos años para buscar a los seres queridos por sus propios medios, mientras el Estado no logra dar respuesta a un flagelo que conmociona a la sociedad hace varias décadas: se registran 73.201 desaparecidos desde 1964 hasta julio del 2020, según los registros oficiales.

Con ese contexto histórico, RT Reporta se adentra en las tareas realizadas por la Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, conformada por una serie de colectivos que no se resigna a darse por vencido. De hecho, su premisa es repetida en todo el país: «Vivos se los llevaron, vivos los queremos».

En esta oportunidad, las actividades se realizan en el estado de Veracruz, cuyo territorio habría tenido gran influencia de los Zetas, un conocido grupo dedicado al crimen organizado. Así, miembros de la quinta brigada de búsqueda se despliegan en un predio conocido como La Gallera, donde creen que pueden hallar restos de cadáveres calcinados. Por eso, muchos hablan de que allí había «cocinas», según explica Mario Vergara, uno de los buscadores: «Usaron madera, quemaban a nuestros familiares en un horno y venían a enterrarlos aquí», cuenta.

Críticas al Gobierno

Según el referente del grupo, las indagaciones estatales tienen falencias al realizar los rastrillajes en la zona: «Es la quinta vez que regresan las familias a este predio a buscar, y encontramos, cuando ya pasó el Gobierno federal y los peritos especializados. Llegan las familias, y volvemos a sacar».

Así, estos ciudadanos de a pie realizan hallazgos que las autoridades no habían logrado trabajando previamente sobre el terreno, principalmente huesos. Además, en las investigaciones organizadas por estos colectivos también suelen aparecer prendas, algunas de ellas con manchas de sangre.

«Las familias vamos a hacer el trabajo, a demostrarle al Gobierno las mentiras que siempre nos ha dicho. No sabe buscar a nuestros familiares, solo simula«, insiste Vergara. Y acota: «Sería una vergüenza para el Estado mexicano que seamos las familias, que no tenemos ningún estudio ni capacitación forense, quienes encontremos a nuestros familiares en la tierra».

En sintonía, el sentimiento de rechazo hacia las tareas gubernamentales es compartido por varios miembros del equipo. Así lo explica la fundadora de la asociación Familiares en Búsqueda, María Herrera Magdaleno, quien todavía desconoce el paradero de sus cuatro hijos: «Es coraje, resentimiento con todos estos Gobiernos que debieron haber hecho lo primero, cuidarnos y protegernos. Después de no hacer esto, por lo menos ayudarnos a buscar a nuestros seres queridos».

«Las familias adquirieron una capacidad que rebasa a científicos y peritos»

Asimismo, las actividades desplegadas por las familias que buscan la verdad genera elogios entre especialistas en la defensa por los derechos humanos. «Los familiares han adquirido una capacidad empírica que muchas veces incluso rebasa la capacidad de los cuerpos científicos y periciales», opina Luis Tapia, abogado del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. Y concluye: «Aprendieron sobre huesos, sobre la tierra. Aprendieron a interpretar los accidentes del terreno, el relieve a partir de eso, a abrir y encontrar. Más que capacitar las fiscalías, capacitan las familias«.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

OMS: «La cifra de dos millones de muertes por covid-19 no solo es imaginable, sino que es muy probable»

Read Next

Un nuevo estudio sugiere que la cepa actual del coronavirus presenta mutaciones y se ha vuelto más contagiosa