10.9 C
Tijuana
sábado, enero 22, 2022

En primera Audiencia General de 2022, el Papa alienta a vivir la paternidad y maternidad

Lo más leido

Por ACI Prensa

El Papa Francisco destacó este 5 de enero, durante la primera Audiencia General del año 2022, la importancia de la paternidad y la maternidad biológica, espiritual y adoptiva al reflexionar en San José como padre de Jesús.

El Santo Padre pronunció su catequesis ante los numerosos fieles reunidos en el Aula Pablo VI.

Un cambio en el esquema habitual de la Audiencia General consiste en que a partir de este 5 de enero los lectores en diferentes idiomas no serán exclusivamente sacerdotes, sino que también traducirán la catequesis del Santo Padre otros empleados del Vaticano, hombres y mujeres, religiosos y laicos. De este modo, este miércoles, la lectura en español previa a la catequesis fue leída por Sor Andrea Lorena Chacón, Misionera Eucarística de Nazaret, que trabaja en la Secretaría de Estado y la lectura en inglés por Christopher Wells que trabaja en Vatican News.

En su catequesis, el Santo Padre advirtió que “para comprender la paternidad de José, es necesario tener presente que antiguamente en Oriente era muy frecuente, mas de lo que es en nuestros días, el instituto de la adopción” ya que San José jurídicamente fue el padre de Jesús, pero no fue el padre biológico.

De este modo, el Papa destacó este aspecto de la figura de José para hacer una reflexión sobre la paternidad y sobre la maternidad y advirtió que “vivimos en una época de notoria orfandad”.

“Nuestra civilización es un poco huérfana, y se siente esta orfandad. Que nos ayude la figura de San José que está en el lugar del verdadero padre, que es Dios, a entender cómo se resuelve el sentido de orfandad que hoy nos hace mucho mal”, afirmó.

En esta línea, el Papa subrayó que “no basta con traer al mundo a un hijo para decir que se es padre o madre” y citando la carta apostólica Patris Corde explicó que “nadie nace padre, sino que se hace. Y no se hace solo por traer un hijo al mundo, sino por hacerse cargo de él responsablemente. Todas las veces que alguien asume la responsabilidad de la vida de otro, en cierto sentido ejercita la paternidad respecto a él”.

Adopción, una actitud generosa

“Pienso de modo particular en todos aquellos que se abren a acoger la vida a través de la vía de la adopción, que es una actitud muy generosa y bella, bella. José nos muestra que este tipo de vínculo no es secundario, no es un expediente. Este tipo de elección está entre las formas más altas de amor y de paternidad y maternidad. ¡Cuántos niños en el mundo esperan que alguien cuide de ellos! Y cuántos cónyuges desean ser padres y madres y no lo consiguen por motivos biológicos; o, incluso teniendo ya hijos, quieren compartir el afecto familiar con quien no lo tiene”, advirtió el Papa.

En este sentido, el Santo Padre invitó a “no tener miedo de elegir la vía de la adopción, de asumir el ‘riesgo’ de la acogida” porque “con la orfandad existe un cierto egoísmo” y rezó a San José para que conceda la gracia de “despertar las conciencias y pensar en esto, tener hijos, la paternidad y la maternidad es la plenitud de la vida de una persona”.

“Es verdad, existe la paternidad espiritual, de quienes se consagran a Dios, la maternidad espiritual. Pero quienes viven en el mundo, que se casan, piensen en tener hijos, a dar la vida, porque serán ellos quienes te cerrarán los ojos, tomarán de ti para el futuro, y también si no pueden tener hijos piensen en la adopción. ¿Es un riesgo? Si, tener hijos siempre es un riesgo, sea natural o de adopción, pero es más riesgoso no tenerlos, negar la paternidad, negar la maternidad, sea la real, sea la espiritual, pero negar. Un hombre, una mujer, que no desarrolla el sentido de la paternidad, de la maternidad, le falta algo, algo principal, algo importante. Piensen en esto por favor”, pidió el Papa.

Por ello, el Santo Padre alentó para que “las instituciones estén siempre listas para ayudar en este sentido de la adopción, vigilando con seriedad, pero también simplificando el procedimiento necesario para que se pueda cumplir el sueño de tantos pequeños que necesitan una familia, y de tantos esposos que desean donarse en el amor”.

Que San José pueda ejercer su protección y su ayuda sobre los huérfanos; e interceda por las parejas que desean tener un hijo”, rezó el Papa quien sugirió esta nueva oración a San José:

San José, tú que has amado a Jesús con amor de padre, hazte cercano a tantos niños que no tienen familia y desean un padre y una madre. Sostén a los cónyuges que no consiguen tener hijos, ayúdalos a descubrir, a través de este sufrimiento, un proyecto más grande.  Haz que a nadie le falte una casa, un vínculo, una persona que cuide de él o de ella; y sana el egoísmo de quien se cierra a la vida, para que abra el corazón al amor. Amén”.

Antes de finalizar la Audiencia General, el Papa junto a las personas presentes en el Aula Pablo II apreciaron un breve espectáculo circense. El Santo Padre agradeció y destacó que “la belleza es un camino para ir hacia el Señor”.

Facebook Comments
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimos articulos