Generales mexicanos acusados de tener nexos con el narcotráfico

Expresa tu emoción

Algunos murieron en la cárcel, otro fue asesinado a tiros ya estando libre y otros lograron que los absolviera un juez

Redacción El Tijuanense

Tijuana.- Salvador Cienfuegos Zepeda, es el primer militar mexicano de alto perfil acusado de tráfico de drogas por autoridades estadounidenses, en México varios generales han enfrentado a la justicia por estar al servicio de los cárteles.

Algunos murieron en la cárcel, otro fue asesinado a tiros ya estando libre y otros lograron que los absolviera un juez.

Estos son 5 casos de generales de México acusados y enjuiciados por estar bajo las órdenes de organizaciones dedicadas al narcotráfico:

Salvador Cienfuegos Zepeda

Fue titular del Ejército mexicano durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, es señalado por recibir sobornos de los Beltrán Leyva que operaban en Nayarit y Sinaloa, a cambio de ello permitía que operaran con impunidad en México.

Este general enfrenta una condena de cadena perpetua y se espera que en algunos días lo trasladen a Nueva York para continuar allá su proceso judicial.

Mario Arturo Acosta Chaparro

Supuestamente organizaba reuniones con jefes del narcotráfico en nombre del gobierno mexicano, perdió la vida en un hospital de la Ciudad de México en abril de 2012, unas horas después de que lo atacaron con arma de fuego.

Fue arrestado en agosto de 2000 por supuestos vínculos con el Cartel de Juárez, fundado por Amado Carrillo Fuentes. A finales de 2002 fue sentenciado a 15 años de prisión acusado de proteger a esa organización criminal.

En junio de 2007 un tribunal federal le concedió un amparo por falta de evidencias en su caso. Recibió un reconocimiento de la SEDENA por su servicio y luego se retiró. Además fue uno de los generales encargados de la llamada “Guerra Sucia” en México, como se conoce a la persecución y desaparición de opositores políticos en la década de 1970.

Jesús Gutiérrez Rebollo

Enfrentó a la justicia mexicana en 1997, fue el primer general acusado de nexos con el narcotráfico. Fue el zar antidrogas del gobierno del priista Ernesto Zedillo (1994-2000). En 1995 consiguió la captura de Héctor “El Güero” Palma, quien fue uno de los principales socios de “El Chapo” Guzmán.

Una llamada anónima reveló sus vínculos con Amado Carrillo, por lo cual solo arrestaba a los enemigos del Cartel de Juárez. Solo duró un par de meses como director del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD).

Fue condenado a 40 años de prisión por narcotráfico y después le impusieron otra sentencia a más de 30 años tras las rejas por acopio y transporte de armas de uso exclusivo del Ejército. Parte de su sentencia lo cumplió en el Altiplano y en una prisión federal en Nayarit.

A finales de 2013 cuando ya había aprobado su solicitud para cumplir el resto de la sentencia en su caso perdió la vida por cáncer.

Alfredo Navarro Lara

En 1998 se convirtió en el primer militar mexicano de alto rango condenado por contrabando de drogas. Lo sentenciaron a 20 años de prisión por sus nexos con el Cartel Arellano Félix, que en ese entonces dominaban la ciudad fronteriza de Tijuana.

Durante su juicio se reveló que é se acercó a funcionarios de alto rango buscando protección para la familia Arellano Félix que se encontraban en guerra contra el Cartel de Sinaloa. Pero lo echó de cabeza José Luis Chávez, delegado en Baja California de la Fiscalía federal, a quien le ofreció un pago de un millón de dólares para dejarlos operar a sus anchas.

Navarro reconoció que si trató de sobornar al oficial, pero aseguró que lo hizo por las amenazas que los narcotraficantes hicieron contra su hija.

Humberto Eduardo Antimo Miranda

El hijo de Vicente “El Mayo” Zambada echó de cabeza a un militar de alto rango que ayudó a que el Cartel de Sinaloa se volviera una de las empresas criminales más grandes del mundo. Lo hizo al testificar en el juicio de “El Chapo”.

“El Vicentillo” declaró que su padre tenía en el bolsillo al general Humberto Eduardo Antimo Miranda, oficial mayor de la SEDENA en el sexenio de Felipe Calderón. Ambos se vieron a principios de 2007, cuando el gobierno mexicano ya habría emprendido su guerra contra el narco.

“Al general Antimo lo llevé a Culiacán (Sinaloa) a conocer a mi papá, era un general, oficial mayor de la Secretaría de la Defensa”, declaró el hijo mayor de ‘El Mayo’. “Se reunió con mi papá (…) había rumores de que otros generales se estaban poniendo al servicio de Arturo Beltrán Leyva, Los Zetas y los Carrillo Fuentes”, agregó Zambada.

Continuó: “mi papá le dijo que le daría una mensualidad. En ese momento le dio 50,000 dólares y (le dijo) que recibiría 50,000 dólares mensuales”.

En 2019 rechazó los alegatos de “El Vicentillo” y dijo se deslindaba “de cualquier relación con los implicados”. A la fecha este militar no ha sido acusado de nada.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

(VÍDEO) Protestan contra Trump con arte electrónico

Read Next

Policía comercial abusó de menor de 13 años