George Best: el quinto Beatle

Expresa tu emoción

Por Nacho Hernáez Muriel 

El jugador norirlandés se convirtió en toda una leyenda del fútbol europeo durante la década de los 60 dentro y fuera de los terrenos de juego

Bobby Charlton, Wayne Rooney, Denis Law, Cristiano Ronaldo… el Hall of Fame del Manchester United está formado por parte de los mejores futbolistas de la historia del fútbol, pero hay uno en especial cuyo talento estaba por encima de todos, pero que no supo lidiar con la fama: George Best.

Nacido en Belfast un 22 de mayo de 1946, George Best comenzó su carrera deportiva jugando al rugby en el Grosvenor Grammar School, ya que en la escuela consideraban que, por su físico tan delgado, no podía practicar fútbol. Años después, los padres de Best decidieron inscribirle en la Lisnasharragh Secondary School, en la que pudo comenzar a practicar fútbol.

Poco a poco Best iba sacando a relucir el talento que tenía para jugar al fútbol, lo que provocó que Bob Bishop, ojeador del Manchester United, enviara un telegrama a Matt Busby (el por entonces entrenador del club inglés) en el que aconsejaba el fichaje de George Best.

“Creo que te he encontrado un genio” esas fueron las palabras que utilizó Bishop para referirse a Best, que viajó a Manchester para firmar por el club. El cambio de vida que iba a tomar con 15 años asustó al joven George, que volvió a Irlanda del Norte a los dos días. Sus padres, y Matt Busby, consiguieron convencer a Best de regresar a Inglaterra. Como en aquella época no se podía tener a jugadores norirlandeses en la cantera, el Manchester United le consiguió un trabajo como chico de los recados mientras George Best jugaba al fútbol a nivel aficionado y le permitían entrenar con el Manchester United dos veces por semana.

El 14 de septiembre de 1963, George Best, de 17 años, debutaba con el primer equipo del Manchester United en la liga inglesa. Best continuó jugando con el equipo de reservas y el 28 de diciembre de ese ese mismo año regresó a la convocatoria con la plantilla titular para enfrentarse al Burnley. El Manchester United ganó aquel partido por 5-1 y Best anotó su primer gol con el club.

George Best pasó el resto de la temporada 63-64 alternando entre los reservas y los titulares. Las actuaciones del norirlandes aquel año no pasaron desapercibidas para Matt Busby y Best jugó la campaña 64-65 completa con el primer equipo, en la que anotó 14 goles en 59 partidos.

La leyenda de Best iba creciendo y con 19 años ya era considerado una estrella del fútbol inglés, adjetivo que pasó a ser “superestrella” tras marcar dos goles al Benfica en los cuartos de final de la Copa de Europa de 1966.

El look de Best, con una larga melena, hizo que se ganara el apodo de “el quinto Beatle” en referencia a la famosa banda británica, ya que el futbolista del United utilizaba un estilo de ropa similar al de los músicos.

Junto con Bobby Charlton y Denis Law, Best formó uno de los mejores tridentes ofensivos de la historia del fútbol, la United Trinity. El Manchester United, liderado por aquel grupo de delanteros, hizo historia en la temporada 1967/68 al ganar su primera Copa de Europa, la primera también para un club inglés. El rival en la final del torneo fue el Benfica, al que United venció por 4-1. George Best marcó en aquella final.

Su actuación en 1968 hizo que la revista France Football le galardonara con el Balón de Oro al mejor futbolista europeo del año, trofeo que ganó Denis Law en 1964 y Bobby Charlton en 1966. Aquel tridente ofensivo se mostró como el mejor de toda Europa después de que sus tres integrantes lograran la máxima distinción individual.

Pero es muy difícil lidiar con la fama, y Best no supo hacerlo. Aunque hizo buenas temporadas a comienzos de los 70, su alcoholismo, conducta y malas decisiones provocaron su salida del club. Durante el resto de su carrera, Best deambuló por distintos equipos del Mundo: el Jewish Guild (Sudáfrica), LA Aztecs, FL Strikers y San José Earthquakes (Estados Unidos), el Hibernian FC (Edimburgo), incluso tuvo un paso por el Brisbane Lions de Australia.

La luz de George Best se iba apagando poco a poco y en 1984 anunció su retirada después de una carrera marcada por los excesos y la falta de sentido común. Todo ello provocó que el 27 de octubre de 2005, George Best falleciera en un hospital debido a una insuficiencia renal.

“No mueran como yo”, fue la frase que pronunció George Best, quien sabía que no había actuado bien a lo largo de su vida y que no era un buen ejemplo a seguir para el resto.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Aprueban incremento de salario mínimo para mexicanos

Read Next

No habrá paz en el mundo sin cultura del cuidado, afirma el Papa Francisco