Gobierno da por vacunada a toda la población mayor de edad de Baja California

Expresa tu emoción

Baja California se convirtió en el primer estado del país en tener a toda su población adulta vacunada contra Covid-19, informó la SSPC

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó que tras ocho días de trabajos, se completó la vacunación contra Covid-19 de toda la población mayor de 18 años.

“Misión cumplida en el caso de Baja California”, exaltó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con Rosa Icela Rodríguez, titular de la SSPC, Baja California es el primer estado de la República en tener a toda su población adulta —alrededor de 1 millón 247,998 personas— inmunizada contra el coronavirus.

“Baja California se ha convertido en la primera entidad que recibe la vacunación de los mayores de 18 años a toda la población”, enfatizó Rodríguez en la conferencia de prensa mañanera desde Palacio Nacional.

Las vacunas aplicadas, del laboratorio Johnson & Johnson, fueron donadas por el gobierno de Estados Unidos y forman parte de una estrategia para vacunar a la población de los municipios fronterizos, a fin de lograr la reapertura total de la frontera entre ambas naciones.

De acuerdo con el informe presentado por la SSPC, en los seis municipios de la entidad se instalaron 44 puestos de vacunación.

En Ensenada se logró la aplicación de 137,709 dosis; en Tecate, 50,385 dosis; en Rosarito, 84,862; en Mexicali, 278,000; en Tijuana, 644,460 y en San Quintín, 52,559 dosis.

Adicionalmente, explicó Rodríguez, Baja California se quedará con 10,000 dosis de la vacuna para atender rezagos.

Se prevé que este fin de semana la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el IMSS trasladen 85,000 vacunas al municipio de San Luis Río Colorado, en Sonora, para comenzar el proceso de inmunización en esa localidad.

Con información de Forbes

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

OMS: variante delta del COVID-19 es la más contagiosa

Read Next

Récords de contagios y decesos encienden las alarmas en América Latina: ¿se aproxima una nueva ola?