Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko 

Primer acto, hay un gobierno que demuestra su ineficacia en enfrentar al crimen en su municipio.

Segundo acto, una empresa de entretenimiento presenta un cartel de agrupaciones y artistas para una fiesta popular, entre ellos un intérprete de música norteña y corridos; y una banda de norteño, cumbias y corridos.

Tercer acto, el ayuntamiento de dicho municipio cancela esas presentaciones porque hacen apología al delito, creyendo que así se combate a la delincuencia.

No, no estoy defendiendo los narcocorridos, me parecen detestables, lo peor de la música latina, sin embargo, la libertad de expresión se debe dar en todos los niveles. Ni el reggae hace que consumas droga, ni el reguetón al sexo, ni los narcocorridos a que mates personas.

La libertad recae en tomar la decisión que sea de tu beneficio, el hacerlo con responsabilidad es sin afectar al otro, mostrando respeto. Como ven, es cuestión de educación. Pero lo que me parece más risible es la postura del gobierno.

En lugar de sentarse y tomar las decisiones más importantes como depurar la policía y encarcelar a los delincuentes y policías que ofrecen y aceptan mordidas. Ahí está la denuncia de colonias del sur de Tijuana, donde entran a robar, son detenidos y liberados el mismo día debido al Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Juan Manuel Gastelum si bien no es culpable de los altos índices de delincuencia, es responsable de poner a alguien apto y que de resultados al frente de la Policía Municipal y francamente, los resultados a medio año de mandato no son aceptables. Tampoco que su gobierno diga que es entre ellos la bronca, porque estas noticias dañan la imagen de la ciudad, las inversiones, el turismo, la derrama económica y sería regresar a un 2008 espantoso del cual a penas nos estábamos recuperando.

Si las declaraciones de “La Tuya” y otras tantas han dado risa, ahora estamos cayendo en lo ridículo al prohibir la libertad de expresión. ¿Censurando la música esa se reducirán los actos delictivos? No creo. Y es que a pesar de que no logro entender como una mente humana pueda estar bien al escuchar que alguien cortó cabezas y dedos, entiendo que así se empieza poco a poco a cercar la libertad.

La solución para eso es dar castigo duro a los delincuentes, que nadie, ni los artistas tengan el atrevimiento de decir que “les va bien”, que tienen la “trocona y la güerota a lado”. Además de ofrecer educación de calidad a esas personas que escuchan (y leen) actos de tortura y mutilación.

¿Que pasará después? ¿Prohibirán los videojuegos por violentos? ¿Las series de televisión? Porque en ese caso haganme el favor de prohibir “House of Cards”, porque parece que muchos políticos mexicanos fueron incitados por Underwood de “buscar poder” mediante métodos sin ética.

El autor es Lic. en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Ha colaborado en medios de comunicación como Radio Fórmula y el Instituto Mexicano de la Radio.

Comentarios

Comentarios

LEAVE A REPLY