«Inadmisible y hostil»: Rumania reclama a México por el trato dado a un grupo de turistas retenidos en Cancún

Expresa tu emoción

Las autoridades migratorias del país latinoamericano retuvieron por más de 72 horas a ciudadanos rumanos que planeaban vacacionar en el destino turístico

Bogdan Aurescu, ministro de Exteriores de Rumania, calificó de «inadmisible» la manera en que las autoridades migratorias en México mantuvieron retenidas a más de 200 personas de ciudadanía rumana en un aeropuerto de Cancún.

Durante casi 72 horas, funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) de México detuvieron a 216 ciudadanos rumanos y, pasado ese plazo, les impidieron la entrada al país latinoamericano.

El caso tuvo resonancia en medios rumanos, luego de que algunos de los ciudadanos retenidos compartieran su testimonio con familiares y amigos.

«Es inadmisible lo que está pasando, es una actitud hostil por parte de las autoridades mexicanas hacia los ciudadanos rumanos», señaló Aurescu este miércoles, durante una conferencia de prensa conjunta que sostuvo con la ministra de exteriores española, Arancha González Laya.

Aurescu detalló que 102 personas que integraban el grupo ya han sido repatriadas, mientras que otros 114 permanecen en el aeropuerto de Cancún a la espera de un avión con el cual puedan volver a su país de origen.

«Estamos profundamente preocupados por la situación de los ciudadanos rumanos que planeaban pasar sus vacaciones en México», dijo el ministro.

¿Qué ocurrió?

El 30 de enero, el grupo de turistas llegó a Cancún, procedente de Rumania, en un vuelo de la aerolínea alemana Lufthansa.

Sin embargo, las autoridades migratorias les impidieron la entrada a México y les habrían despojado de sus teléfonos móviles, reteniéndolos en dos pequeñas salas sin agua ni comida, de acuerdo con testimonios del medio rumano Digi24.

Aparentemente, uno de los detenidos logró esconder una tableta electrónica con la que pudieron ponerse en contacto con sus familiares.

El Ministerio de Asuntos Externos de Rumania (MAE) informó que Aurescu se comunicó este miércoles con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, con el fin de resolver la situación.

«Rumania considera que las decisiones de retorno no han sido explicadas y comunicadas a todos los ciudadanos rumanos involucrados, ni a las autoridades rumanas», señalaron las autoridades del país europeo.

Según la cancillería rumana, México se comprometió a revisar el caso e informar puntualmente los motivos de detención de los turistas. Hasta ahora, las autoridades mexicanas no han fijado una postura pública sobre lo acontecido.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Papa Francisco: La Misa no puede ser “solo escuchada” como si fuéramos espectadores

Read Next

Harley-Davidson lanza un plan estratégico de 5 años que incluye una división de motos eléctricas