ITALIA, UNA MONEDA Y LA PRIMERA EUROCOPA

Expresa tu emoción

La suerte del campeón es algo de lo que siempre se suele hablar cuando un equipo consigue superar obstáculos aunque sea de la forma más inesperada

1968 era año de Eurocopa y se decidió que la fase final se celebrase en Italia. Tras las celebradas en Francia y España, sería el país transalpino quien se haría cargo de la organización de la tercera edición del torneo. Desde la caída de Mussolini, la azzurra, que había levantado la Copa del Mundo en 1934 y 1938, estaba atravesando una dura travesía por el desierto. Desde el mundial de 1950, hasta la edición de 1966, Italia no superaba la primera fase del torneo; No participó en la Eurocopa de 1960 y no se clasificó para la de 1964.

Con una generación de futbolistas brillantes como Dino Zoff, Sandro Mazzola, Gianni Rivera o Giacinto Facchetti, la azzurra quería revertir esa dinámica negativa que estaba sufriendo y volver a los momentos triunfales vividos en el pasado.

La fase previa, con partidos a ida y vuelta, se conformó por 8 grupos de 4 selecciones (salvo el grupo 4, que tan solo contaba con 3 selecciones). El primer equipo de cada grupo se clasificaría para los cuartos de final. La final, semifinal y partido por el tercer puesto se jugarían en Italia, con San Paolo (actual Estadio Diego Armando Maradona), el Stadio Comunale de Florencia y el Olímpico de Roma, donde se jugaría la gran final.

En la fase previa, Italia superó sin problemas a Rumanía, Suiza y Chipre, clasificándose como primera de grupo para los cuartos de final. España, Bulgaria (que se había convertido en la selección revelación al superar en su grupo a la Portugal de Eusebio), URSS, Yugoslavia, Hungría, Francia e Inglaterra fueron las otras selecciones que consiguieron un billete para los cuartos de final.

Italia y Bulgaria se vieron las caras en la ronda de cuartos, que se disputó a ida y vuelta. Un gol de Prati en el minuto 83’ hizo que Italia saliera de Bulgaria con vida a pesar de caer por 3-2. En el partido de vuelta, disputado en San Paolo, Prati (de nuevo) y Domenghini clasificaron a Italia para la fase final tras vencer por 2-1. La URSS remontó el 2-0 que encajó en el partido de ida en Hungría, Inglaterra ganó sus dos partidos contra España y Yugoslavia empató a 1-1 contra Francia en Marsella, pero en Belgrado no dio opciones y se impuso por un contundente 5-1 con Dragan Džajić, uno de los mejores futbolistas de la historia, como referente.

En semifinales Yugoslavia se impuso a Inglaterra por 1-0 (con gol de Džajić) e Italia se vio las caras contra la URSS. El encuentro, disputado en Nápoles cerró los 90 minutos con empate a cero, que se mantuvo durante toda la prórroga. En aquella época no existían las tandas de penaltis por lo que el finalista se decidiría con el lanzamiento a cara o cruz de una moneda. Facchetti y Schesternev, como capitanes, se marcharon junto al árbitro y un directivo de cada país a los vestuarios. La suerte del campeón sonrió a los anfitriones y Facchetti eligió el lado correcto de la moneda. Volvió al césped con los brazos en alto, Italia estaba en la gran final.

Italia se disputó con Yugoslavia el título de campeón de Europa. Los yugoslavos llegaban al partido con una de las mejores generaciones con las que ha contado jamás, y querían agrandar la historia de Europa del Este tras la Eurocopa levantada por la URSS en 1960. Džajić adelantó a los yugoslavos, pero la suerte ya había elegido bando. Domenghini empató el encuentro en el minuto 80’, cuando Yugoslavia se veía prácticamente como campeona. Se decidió que se disputaría un partido de desempate dos días después, en el mismo escenario. En esa “segunda” final, Italia se mostró más contundente y se impuso por 2-0 gracias a los tantos de Riva y Anastasi. Italia había conseguido su primera (y hasta la fecha única) Eurocopa.

Consiguieron mantenerse con vida en cuartos gracias a un gol en los minutos finales, se clasificaron a la final gracias al lanzamiento de una moneda y empataron el partido decisivo en el minuto 80 y se alzaron campeones en un encuentro de desempate. Italia, o la suerte del campeón.

 

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Exhortan a tomar precauciones durante lluvias en la ciudad

Read Next

Carlos Slim resulta positivo en prueba de covid-19