La fuerza de Delta recuerda en México la devastación que provocó Wilma, el huracán más potente en el Atlántico

Expresa tu emoción

Autoridades locales señalaron que el huracán Delta es el más intenso registrado en las costas del Caribe mexicano en los últimos 15 años

Por Actualidad RT

Quintana Roo.- Los efectos del huracán Delta en la Península de Yucatán y el Caribe mexicano han detonado comparaciones con los devastadores efectos que trajo consigo Wilma, en 2005.

Delta ha sido catalogado como un huracán fuerte. En las horas previas a que llegara a costas de México, se mantuvo en categoría 4, aunque una vez que tocó tierra cerca de Puerto Morelos, en Quintana Roo, se redujo la magnitud de sus vientos hasta categoría 2.

La tarde del martes, el director de la Comisión Nacional del Agua en Quintana Roo, Gabriel López, afirmó que no se había visto un huracán de la fuerza de Delta en los últimos 15 años, cuando ocurrió Wilma.

En el mismo tono se pronunció el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín. «Es un huracán poderoso. Hace 15 años, Cancún y Playa del Carmen recibieron a Wilma; es un huracán similar en potencia. Wilma tuvo el problema de permanecer sobre territorio demasiado tiempo«, explicó el mandatario regional.

Los tres récords de Wilma

El huracán Wilma es considerado el más potente que se haya registrado en el océano Atlántico, con una presión barométrica central de 882 milibaros, la más baja registrada en esa zona, de acuerdo con datos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (NOAA, por sus siglas en inglés).

En su punto más álgido, este huracán de categoría 5 (la más alta posible en la escala Saffir-Simpson) alcanzó vientos de hasta 295 kilómetros por hora.

El huracán Delta, en cambio, alcanzó vientos de hasta 215 kilómetros por hora cuando se mantenía dentro de la categoría 4.

Wilma ostenta el récord mundial del ciclón tropical que se intensificó más rápido, al pasar de 954 a 901 milibarios en un período de cinco horas.

Wilma también tiene la marca con el ‘ojo de huracán’ más pequeño registrado, con un diámetro de 3,7 kilómetros, según el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC, por sus siglas en inglés).

Cuando se trata de huracanes, cuanto menor es la presión atmosférica, el ojo es más pequeño y el poder devastador del fenómeno es mayor, debido a que las bandas de aire que se generan alrededor del centro adquieren más velocidad.

Wilma desarrolló el temido ‘ojo de alfiler‘, un fenómeno calificado por expertos del NHC como «extremadamente raro».

Sin embargo, la devastación social y económica ocasionada por Wilma fue mucho mayor a la que hasta ahora ha ocasionado Delta en el caso de México.

La precipitación pluvial en la zona fue de 1,5 veces la precipitación promedia anual. Todo ello ocasionó una notable pérdida y erosión de playas. El ciclón afectó al 75 % de la población total del estado y el 98 % de la infraestructura hotelera de Cancún y sus alrededores.

Pese a no dejar ningún muerto, Wilma ocasionó pérdidas totales por 18.722 millones de pesos (871 millones de dólares a precios actuales) y daños en 28.980 viviendas en Quintana Roo y Yucatán.

Hasta el momento, Delta no ha dejado víctimas fatales y todavía no se conoce el daño estimado que provocó su paso por las costas mexicanas antes de abandonar tierra, alrededor del mediodía del 7 de octubre, para continuar su paso por el Golfo de México.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

La lluvia de estrellas Dracónidas alcanza su máximo esplendor este miércoles

Read Next

Acusan al personal de seguridad de una cárcel de EE.UU. de torturar a los reos haciéndoles escuchar una popular canción infantil