La tragedia que cambió la historia del Manchester United

Expresa tu emoción

Un accidente aéreo en Múnich en 1958 provocó la desaparición de uno de los mejores equipos del momento

Imaginad por un momento que vuestro equipo regresa al país después de clasificarse para las semifinales del torneo continental más prestigioso. Imaginad también que, a la hora de despegar, el avión se estrella contra una colina por las malas condiciones climáticas y fallecen la mayoría de los jugadores.

Esto fue lo que le ocurrió al Manchester United el 6 de febrero de 1958 cuando regresaban a Inglaterra después de empatar 3-3 contra el Estrella Roja de Belgrado, que en esos momentos era uno de los grandes equipos del continente. Aquel empate clasificaba al Manchester United para disputar la semifinal de la Copa de Europa contra el AC Milan.

A comienzos de la década de los 50, el Manchester United contaba con una de las mejores generaciones de su historia. Bajo el apodo de los Busby Babes, debido a que la media de edad de aquel equipo estaba entre los 21 y 22 años, el United se proclamó campeón de liga en las temporadas 1955-56 y 1956-57. Aquel equipo estaba llamado a dominar el fútbol nacional en los siguientes años y a lograr gestas importantes a nivel continental, pero la tragedia se lo impidió.

Después de esa clasificación histórica frente al Estrella Roja, el avión del equipo tuvo que hacer una parada en la ciudad alemana de Múnich para repostar combustible y continuar su viaje a Manchester. El trayecto a Alemania transcurrió sin incidentes, pero una vez se dispusieron a abandonar Múnich, todo se derrumbó. El piloto trató de hacer despegar el aparato en dos ocasiones sin éxito debido a un problema en los motores y al fuerte viento que había en Alemania.

El piloto trató de arrancar el avión una tercera vez, pero el avión falló a la hora de tomar la altura adecuada, estrellándose contra unas tierras colindantes al aeropuerto. Al principio se culpó al piloto del accidente, pero más tarde se pudo saber que, como la pista del aeropuerto estaba congelada por el clima, se habían formados acumulaciones de aguanieve al final de la pista, haciendo perder fuerza al aparato a la hora de elevarse en el aire.

Las autoridades de Alemania Occidental serían las principales responsables de aquel accidente, pero decidieron culpar al piloto, único acusado de aquel desastre y que tuvo que cumplir condena hasta 1968, cuando determinaron que no tenía responsabilidad alguna en el accidente. Hasta tal punto las autoridades intentaron exculparse que, cuando se publicó la noticia en los periódicos, se hizo acompañada de una imagen del avión con las alas cubiertas de nieve, que, revisando el negativo original de la fotografía, no existía.

Entre los 23 fallecidos del accidente, siete eran futbolistas de aquella plantilla del Manchester United. Duncan Edwards, considerada una de las mayores promesas de la historia del futbol inglés, falleció días después a los 21 años a causa de las heridas del accidente. Además de vidas perdidas, algunos de aquellos futbolistas nunca se recuperaron de las heridas, teniendo que abandonar la práctica del fútbol de manera definitiva.

Entre los supervivientes se encontraban Matt Busby, el entrenador de aquel equipo y Bobby Charlton, otra de las jóvenes promesas futbolísticas del país. Busby no pudo hacerse cargo del equipo el resto de la temporada, pero retomó su cargo al año siguiente con el objetivo de moldear otra gran generación de futbolistas en el Manchester United. Aquel proyecto se realizó en torno a la figura de Bobby Charlton, que pasó de estar al borde de la muerte tras el accidente a levantar la Copa de Europa con el Manchester United en 1968, diez años después de aquella tragedia.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Mexicanos en EEUU podrán abrir cuentas desde consulados

Read Next

Imputan a un exguardia nazi de 100 años de edad por más de 3.500 asesinatos en un campo de exterminio