Las divisiones en MORENA se recrudecen

Expresa tu emoción

Por Daniel Rodríguez Gastélum

Las divisiones no solo se dan en el entorno local en la disputa por las posiciones en 2021, sino que alcanzan la esfera nacional, por lo que especialistas señalan la falta de una estructura clara en el partido de López Obrador

Luego de varios días de declaraciones y denuncias, la mañana de este viernes 25 de septiembre la Comisión Estatal Contra Riesgos Sanitarios finalmente abrió los consultorios de la Dirección Municipal de Salud, donde se atienden a más de ocho mil trabajadores.

Los dichos encontrados entre el alcalde de Tijuana, Arturo González, y el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, se centraban en la legalidad de la clausura llevada a cabo el martes 22 de septiembre, pero reflejaban una división mayor.

Como ya le habíamos explicado a través de estas líneas, el conflicto entre ambos mandatarios recae en el proceso electoral de 2021 y, más específicamente, en la contienda interna del Partido MORENA en Baja California.

El reloj electoral fue bien definido por el Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE) el pasado 31 de agosto: los partidos políticos tendrán que definir a sus candidatos a más tardar el 27 de marzo, y el organismo electoral tiene hasta el 3 de abril para validar los registros.

En ese escenario recae el conflicto, ya que González ha sido considerado, y al parecer el mismo lo piensa, como un contendiente para gobernar el estado, pero Bonilla no piensa lo mismo y eso se ve en las constantes menciones del presidente municipal que afirma que defenderá sus derechos políticos.

A eso se suma el conflicto reciente por la dirigencia de MORENA, en la que peleándose dos bandos tener más consejeros, uno terminó por sesionar en Mexicali y elegir un nuevo presidente del partido, hasta que la dirigencia nacional de MORENA, encabezada por Alfonso Ramírez, ratificó a Ismael Burgueño, como delegado nacional en funciones de presidente estatal.

Es decir, los morenistas no se han puesto de acuerdo ni en lo partidista ni en las acciones de gobierno, ya que la división entre Bonilla y González corre el grave riesgo de afectar la coordinación de ambos niveles en materia de seguridad, vulnerando a la población que deben proteger.

Pero esa división no sólo se da en Baja California, a principios de septiembre 29 diputados federales de MORENA, exigieron a su coordinador en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, que transparente el uso de 444 millones de pesos que recibió su bancada entre septiembre de 2018 y diciembre de 2019.

La razón: el riesgo de que Delgado utilice ese dinero en su campaña proselitista para convertirse en dirigente nacional de MORENA, ya que pretende sustituir a Ramírez en ese cargo, sin embargo, el legislador asegura que ha manejado con estricto apego a la ley y asegura que los viajes y promocionales los ha pagado de su propio bolsillo.

Esas críticas al ejercicio del presupuesto o a su proceder político pueden derivar, como resulta lógico, por la contienda política dentro del morenismo, es decir, dimes y diretes en el ámbito nacional.

Al parecer, en MORENA aplicará la máxima de la supervivencia del más fuerte, es decir, el que venza a todos sus oponentes y, en el caso de Baja California se convierta en gobernador para el periodo 2021-2027, o, en el caso nacional, en presidente de un partido, que según politólogos, no está institucionalizado todavía.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

¿Qué es el culto virtual QANON?

Read Next

Atropellan a manifestantes contra el racismo en Hollywood