Leyendas del fútbol mundial que jugaron en Estados Unidos

Expresa tu emoción

Por Nacho Hernáez Muriel

Durante las décadas de los 70 y 80 muchos de los mejores futbolistas del mundo pusieron rumbo a América del Norte para jugar en su liga de fútbol profesional

Cuando se habla de futbolistas históricos y de Estados Unidos siempre vienen a la mente Pelé, Beckenbauer o Raúl,  pero hubo otros jugadores (que forman parte de los rankings de mejores de la historia) que también decidieron probar fortuna en el continente para vivir el “sueño americano” en el fútbol.

George Best, el histórico jugador del Manchester United, puso rumbo a Estados Unidos para disputar la temporada 1976 luciendo la casaca de LA Aztecs. El jugador norirlandés disputó 23 partidos en los que anotó 15 goles, demostrando así que aún tenía bastante fútbol en sus botas. Tras esta primera experiencia regresó a Inglaterra para jugar dos temporadas en el Fulham, pero en 1977 regresó a Los Angeles, donde disputó otras dos temporadas con los Aztecs en las que anotó 12 goles en 32 partidos.

George Best no abandonó Estados Unidos y en 1978 y 1979 vistió la camiseta de FL Strikers, uno de los equipos que más talento mundial consiguió reunir, donde anotó 6 goles en 28 partidos. Su última aventura en Estados Unidos fue con los San José Earthquakes, con quienes jugó en 1980 y 1981. Anotó 21 goles en 56 encuentros.

Otra de las leyendas del fútbol que quiso probar suerte en América del Norte fue Johan Cruyff. El futbolista neerlandés llegó en 1979 a LA Aztecs (sí, debutó en el mismo club que George Best y no coincidieron por una temporada), con quienes disputó 27 partidos y anotó 14 goles, el primero fue el día de su debut. Tras una serie de problemas con los propietarios, Cruyff fue traspasado en 1980 a Washington Diplomats. Con los Dips jugó 27 partidos y anotó 10 goles antes de regresar a España.

Cruyff volvió a la segunda división española para jugar con el Levante UD en 1981, pero ese mismo año regresaría a Washington para disputar (de manera reducida) su segunda etapa en Norteamérica, en la que tan solo jugó 5 partidos y anotó 2 goles. Tras este nuevo paso por Washington, Cruyff regresó a Países Bajos, donde se retiró en 1984.

En 1979 Estados Unidos dio la bienvenida a otro de los grandes futbolistas del momento, Gerd Müller. El histórico delantero del Bayern de Múnich, y campeón del Mundo en 1974, aterrizaba en América del Norte para lucir la camiseta de FL Strikers. En su primera temporada en el club coincidiría con George Best, anotando 19 goles en 27 partidos. Müller jugó 3 temporadas con el club norteamericano (desde 1979 a 1981), en las que anotó 40 goles en 80 partidos. Tras su última campaña con FL Strikers, Gerd Müller puso punto final a su carrera como futbolista.

El mexicano Hugo Sánchez fue otro de los grandes futbolistas que desplegaron su calidad en América del Norte. En 1979 y 1980 lució la camiseta de los San Diego Sockers durante 32 partidos, anotando 26 goles. Después de esta primera experiencia en la NASL, Hugo Sánchez vivió sus mejores años futbolísticos en España, donde jugó para Atlético de Madrid y Real Madrid (con quien más logros consiguió). En 1996, el penútlimo año de su carrera futbolística, Hugo Sánchez jugó en los Dallas Burn, con quienes disputó 25 encuentros y anotó 11 goles.

Por último hay que recordar el paso de Teófilo Cubillas por la NASL. El jugador peruanó llegó en 1979 a FL Strikers. En su primera temporada formó un tridente de ensueño con George Best y Gerd Müller y consiguió anotar 16 goles en 32 partidos. En 1980 y 1981 solo lo hizo con Gerd Müller y dejó el club en 1983 para regresar a Alianza Lima. En 1985 fichó por el South Florida Sun de la segunda división norteamericana, antes de volver de nuevo a Alianza Lima, y en 1988, también en segunda división, vistió de nuevo la

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Dejan lluvias de este lunes varios accidentes en Tijuana

Read Next

Arturo González habla del avance en el Cañón del Matadero