28.6 C
Tijuana
lunes, agosto 15, 2022

Reapertura de la frontera con EU ilusiona a comerciantes de Tijuana y San Ysidro

Lo más leido

Lo que preocupa a comerciantes de Baja California es un eventual repunte grave de la Covid-19, dice Jorge Macías, presidente de Canaco-Servytur Tijuana; para enero, podrían estabilizarse los negocios que lograron sobrevivir al cierre, dijo por su parte Jason Wells, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro

Líderes empresariales del sector comercio de Tijuana, Baja California y San Ysidro, California se mostraron optimistas en la reactivación económica de esa región, luego de que Estados Unidos decidió reabrir sus fronteras a viajes no esenciales.

Jorge Macías Jiménez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Tijuana, manifestó que los comerciantes de esa región del país esperan que la reapertura les afecte un poco en sus ventas,  debido a que ya podrán comprar del otro lado de la línea fronteriza compradores que durante los últimos 19 meses no pudieron cruzar.

Sin embargo, recalcó que no es un asunto preocupante, además de que están acostumbrados a competir con sus pares de California.

Subrayó que los condados fronterizos de California y los municipios de Baja California pegados a la frontera conforman una comunidad bien amalgamada y el cierre de establecimientos comerciales asentados al norte de la línea internacional, afectó a sus negocios de este lado, porque los propietarios o empleados de aquellos negocios cruzan a Tijuana para consumir.

Lo que ha quedado claro, continuó, es que, para que la región prospere, tienen que estar fuertes las dos economías. Lo que le afecta a una, impacta en la otra.

Macías Jiménez explicó que el cierre de la frontera fue una oportunidad para los establecimientos comerciales de Tijuana, lo que permitió que la economía de la ciudad en su conjunto se recuperara más rápido.

De alguna manera, tuvimos a compradores cautivos, lo que  generó una situación en la que había que aprovechar el momento, no aprovecharse del momento y así se hizo. El objetivo fue que los compradores que estaban acostumbrados a cruzar la frontera para consumir se dieran cuenta que aquí encontraban los productos y el servicio que buscaban, abundó.

Dijo que los comerciantes mexicanos esperan que sus clientes se hayan dado cuenta que ellos ofrecen los productos y precios competitivos.

En ese sentido, comentó que durante estos meses de pandemia, mucha gente encargaba sus productos a quienes sí podrían cruzar a cambio de una retribución.

El dirigente empresarial indicó que se espera una buena temporada de fin de año y que El Buen Fin, que inició este miércoles, marque el inicio de un repunte en las ventas.

Por otra parte, informó que los empresarios del sector comercio de Tijuana están ya muy cerca de alcanzar los niveles de negocios que tenían antes de la pandemia.

No obstante, mencionó que en estos momentos lo que les preocupa son las restricciones que marca el semáforo epidemiológico, en color naranja, que lleva ya varias semanas en ese estatus, debido a un repunte en los contagios de coronavirus.

En opinión del empresario, el éxito de la reactivación económica en ambos lados de la frontera depende de que no haya otra ola grave de contagios de la pandemia, que obligue a bajar más los aforos o el cierre de negocios.

Solo necesitamos que los clientes puedan cruzar la frontera: Jason Wells

Por su parte, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, California, Jason Wells, dijo que si bien los ingresos que se dejaron de tener por el cierre de la frontera no se van a recuperar, los negocios que sobrevivieron podrían estabilizarse en enero próximo.

En entrevista telefónica recordó que, tan solo en la zona de San Ysidro, de los alrededor de 800 negocios que había antes de la pandemia, 276 cerraron definitivamente.

Mencionó que tienen razones fundadas de que, con una buena temporada de fin de año, sus negocios se podrán estabilizar, ya que, hasta 2019, alrededor de 65% de los establecimientos de esa región fronteriza obtenían sus ganancias netas entre el 20 de noviembre y 6 de enero.

El representante empresarial explicó que se espera que la recuperación de las ventas sea gradual, porque muchos de los mexicanos que ahora ya pueden cruzar decidieron esperar.

En su opinión, para que la reapertura de la frontera a los viajes no esenciales sea considerada exitosa para los establecimientos comerciales del sur de la frontera sur de Estados Unidos, es necesario que el cruce por las garitas migratorias sea rápido.

Destacó que los empresarios del sector comercio estadounidense no piden nada más que se les deje trabajar y pasar a sus clientes. “No se ocupa nada. Simplemente que el gobierno se quite del camino”.

“Nosotros somos una comunidad binacional. Estamos acostumbrados a desayunar tacos en Tijuana, ir de compras al medio día a San Ysidro y cenar en Rosarito. Tenemos en el ADN la costumbre de cruzar por diferentes cosas y motivos hacia ambos lados de la frontera. No se ocupa de incentivos, simplemente que el gobierno nos deje llegar a uno y otro lado de la línea”.

Indicó que 97% de las personas que cruzan la frontera lo hacen al menos tres veces por semana y los agentes de migración los pueden identificar fácilmente, por lo que deberían implementar algún mecanismo para que esas personas pasaran más rápido.

A su vez, el director del departamento de Estudios Económicos de El Colegio de la Frontera Norte, Eduardo Mendoza Cota, dijo que la integración económica fronteriza en Tijuana ha tenido un efecto de palear los efectos de la recesión generada por la pandemia de la Covid-19 en  el empleo total, a través del generado por el sector manufacturero.

Eso indica que el mercado laboral en Baja California tiene una relación muy importante con el proceso  de integración del estado a la actividad económica de California y de Estados Unidos en General, detalló.

Explicó que algunos estados fronterizos han podido resistir los embates de la crisis generada por la pandemia de la Covid-19, de manera destacada Baja California.

Indicó que, así como a escala nacional ha habido una recuperación desigual, en Baja California, Tijuana y Mexicali, fueron los que se recuperaron más rápido, particularmente en manifacturas y Ensenada en lo que se refiere a empleo agrícola.

Las mayores pérdidas están en los sectores que tienen que ver con el mercado interno como construcción y servicios, abundó.

Información El Economista

Facebook Comments
- Advertisement -spot_img

Ultimos articulos