Uruguay 1980: El torneo entre campeones del mundo

Expresa tu emoción

Con motivo de la celebración de los 50 años de la primera Copa del Mundo, se decidió jugar un torneo especial

Al principio la competición no se tomó demasiado en serio por parte de algunos países, pero la Copa Jules Rimet (Copa del Mundo) consiguió sobrevivir al paso del tiempo, con una guerra mundial de por medio, y en 1980 celebró su 50 aniversario.

Con motivo de aquel acontecimiento, desde Uruguay propusieron la celebración de un torneo conmemorativo en el que participasen las selecciones que, en esos 50 años de vida del campeonato, habían conseguido levantar la Copa del Mundo. Uruguay (1930 y 1950), Italia (1934 y 1938), Argentina (1978), Brasil (1958, 1962 y 1970), Alemania (1954 y 1974) y Países Bajos fueron los invitados a participar en el torneo.

El caso de los neerlandeses fue especial, ya que habían sido subcampeones en 1974 y 1978, pero no había llegado a levantar el trofeo. Como el torneo conmemorativo se iba a celebrar a mitad de temporada (entre el 30 de diciembre y el 10 de enero), Inglaterra se negó a permitir viajar a sus futbolistas, por lo que se optó por invitar a Países Bajos.

La celebración de aquel torneo tuvo un trasfondo político, pues el jefe de gobierno de Uruguay pretendía emular lo ocurrido en la Copa del Mundo de Argentina en 1978 y utilizar este gran acontecimiento para reforzar su posición en el gobierno. Aquel torneo fue también el trampolín de Silvio Berlusconi al éxito empresarial, ya que compró los derechos televisivos de aquel torneo en 43 países para vendérselos a Uruguay y así poder difundir y obtener ingresos.

Se formaron dos grupos de tres equipos cada uno. Uruguay, Países Bajos e Italia quedaron encuadradas en el A, mientras que Alemania, Brasil y Argentina se iban a enfrentar en el grupo B. Las dos selecciones que quedasen en primer lugar de cada grupo serían las que disputarían la gran final.

Aunque de primeras podía parecer un torneo sin importancia, lo cierto es que permitió ver por primera vez a las nuevas generaciones de futbolistas. Los jugadores de la década de los 70 poco a poco iban apartándose para dejar su lugar a nuevos rostros. En este torneo se juntaron muchos de los futbolistas que dominarían el futbol en los años 80: Rummenigge (que ganaría dos Balones de Oro), Sócrates, Carlo Ancelotti y el más importante de todos, Diego Armando Maradona.

Uruguay y Brasil consiguieron el pase a la gran final, que se disputó en el Estadio Centenario de Montevideo bajo los cánticos uruguayos en contra de la dictadura militar. Igual que ocurriera 30 años atrás, pero en otro escenario y con otros protagonistas, los uruguayos lograron la victoria por 2-1. Se adelantaron los anfitriones en el minuto 50, pero casi 10 minutos después, Sócrates igualó el marcador desde el punto de penalti. Tuvo que ser Victorino, que terminaría como bota de oro del torneo, quien diera de nuevo la ventaja a Uruguay, ya de forma definitiva, tras anotar en el minuto 80’.

Los charrúas se consagraron campeones del torneo conmemorativo, pero aquel torneo, más que consagrar al gobierno, supuso un germen democrático en el pueblo uruguayo, que por primera vez se atrevió a posicionarse, de manera pública, en contra de aquel régimen.

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

AstraZeneca ocultó a sus voluntarios un error en la dosificación de su vacuna anticovid durante los ensayos clínicos

Read Next

Investigan a funcionarios públicos por masacre de migrantes en el norte del país