Viaje a Tijuana para ahorrar dinero en una cirugía estética acaba en trauma y tragedia para 3 mujeres

Expresa tu emoción

Un día de finales de enero —en el punto álgido de lo que algunos han denominado el “boom del zoom” en la cirugía plástica— tres mujeres de California fueron a hacerse un trabajo estético en Tijuana. Ninguna de ellas salió ilesa.

Una de ellas murió en la clínica, otra está en diálisis por insuficiencia renal y otra acabó hospitalizada durante dos semanas.

Las tres intervenciones han llamado la atención sobre la clínica en la que se llevaron a cabo, Art Siluette Aesthetic Surgery, y sobre el hombre que figura como director de la clínica en su página web y cuya oficina, según las mujeres, realizó las intervenciones, el Dr. Jesús Manuel Báez López.

Los estadounidenses suelen acudir a Tijuana en busca de servicios médicos de bajo costo. Pero los médicos advierten que las compras de ofertas para las cirugías estéticas pueden ser riesgosas. En 2019, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades emitieron una advertencia después de que 11 estadounidenses que se sometieron a cirugías de pérdida de peso en la ciudad fronteriza regresaron a casa con infecciones resistentes a los antibióticos.

Keuana Weaver, la mujer de Long Beach que murió en Tijuana este enero, había confiado a los miembros de su familia que estaba pensando en hacerse algún “trabajo”, pero le dijo a su madre que iba a ir a Florida para una abdominoplastia.

La madre de Weaver dijo que se enteró de que Keuana estaba en Tijuana cuando un familiar la llamó para decirle que su hija de 38 años había muerto en la mesa de operaciones de una clínica de cirugía estética al sur de la frontera.

Renee Weaver, la madre de la mujer fallecida

Renee Weaver, la madre de la mujer fallecida, aparece aquí vestida de blanco en el funeral de su hija, celebrado el 27 de marzo en el cementerio de Pomona, en la avenida Franklin, en Pomona, California. Su hija, Keuana Weaver, murió el 29 de enero en una clínica de Tijuana a la que acudió para someterse a una cirugía plástica.

(Cortesía of Kinsee Morlan)

“Tengo el corazón roto. Quiero saber qué pasó», dijo Renee Weaver, de 58 años.

La familia de Keuana Weaver dijo que murió el 29 de enero durante un procedimiento en una clínica de cirugía plástica situada en Las Torres de Tijuana, en la Colonia Aviación, un distrito comercial a lo largo de un importante corredor de la ciudad fronteriza. Era madre de un niño de 13 años y de otro de un año.

Báez López, el médico, no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios del Union-Tribune, realizadas en persona y por correo electrónico y por teléfono. Las recepcionistas de su clínica dijeron a una periodista el 13 de abril que Báez López no estaba disponible para responder a ninguna pregunta porque estaba en medio de otra cirugía.

Una carta proporcionada por Renee Weaver muestra que la clínica se ofreció a reembolsar los 6700 dólares de la cirugía de Keuana Weaver.

La Secretaría de Salud de Baja California no respondió a las solicitudes de comentarios. El Consejo Médico de Baja California remitió las preguntas a la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, A.C., una organización profesional de cirujanos plásticos, que dijo que Báez no era miembro.

Según una noticia de 2015, inspectores de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México clausuraron en abril de 2015 otra clínica de cirugía estética dirigida por Báez López por “no cumplir con los requisitos mínimos para operar legalmente”.

Con información de San Diego Union Tribune

Facebook Comments

Redacción Tijuanense

Read Previous

Estado recibirá 6.8 millones de pesos en acuerdo reparatorio del daño

Read Next

¿Pastilla anti-COVID-19 en el horizonte? El nuevo objetivo